28 octubre, 2007

Un profesor de Secundaria en el Congreso de la SEEC

De vuelta de Valencia, del XII Congreso Español de Estudios Clásicos. Ya sabemos lo que son estos congresos: especialistas en fruslerías -con perdón- que van a hablar y escuchar a otros especialistas en otras fruslerías.
Yo participaba en una mesa redonda sobre estudios clásicos y nuevas tecnologías, gracias a una invitación de la organización y, en particular, del profesor Cristóbal Macías, algo que le agradezco sinceramente.
En la mesa, además de Cristóbal Macías y yo mismo, estaban Paco Cortés y Miguel E. Pérez Molina. Una lástima que en esta mesa redonda no hubiese ni conexión a internet ni tiempo para el debate. Una vez terminamos de hablar los cuatro ponentes, se acabó lo que se daba, que tenía que empezar el acto de clausura. No sé si esto se puede llamar mesa redonda. Un lamento más para unir al de Olga.
Pero, como he dicho, esto es un congreso de la SEEC, y ya sabemos a qué vamos. Yo iba, sobre todo, con la idea de difundir Chiron lo más posible, algo que ya hicieron algunos de mis compañeros en la comunicación de presentación de nuestro trabajo. Y la verdad es que no hizo falta darle mucho al proselitismo: Chiron y los chironianos han tenido una presencia importante en el Congreso. En poco más de un año, hemos conseguido levantar un proyecto que despierta interés. Ahora sólo falta que seamos capaces de animar a más compañeros a colaborar en él, y a aportar nuevas ideas.
Y también iba, cómo no, a conocer personalmente a otros chironianos y saludar a los infatigables colegas valencianos. Finalmente, sólo pude conocer a Jose, que ya es bastante.



Me quedé con las ganas de ver a Iaenus el sábado. No pudo ser; seguro que lo será pronto, que tenemos algunos proyectos a la vista.
Pero queréis saber lo que más me gustó de todo lo que vi. Esto:



Esto es: el trabajo bien hecho, la ilusión y el esfuerzo de un grupo de profesores de Secundaria y sus alumnos. Una difusión de la cultura clásica que no conseguirán doscientos mil congresos de la SEEC juntos.

Por cierto, lo que pretendí desarrollar en la mesa redonda lo podéis ver aquí o aquí.

03 febrero, 2007

¿Dónde están los chavales 2.0?

Esto de la web 2.0 y su impacto educativo lleva ya unos años de andadura, y me vais a permitir que me/os haga esta pregunta: ¿dónde están los alumnos 2.0?

Y es que uno empieza a perder la fe en todo esto porque, aparte de que unos cuantos profes a los que nos gustan mucho las maquinitas nos lo pasemos pipa haciendo fruslerías, nos dediquemos a dar cursos y conferencias y nos montemos proyectos más o menos subvencionables, hay algunos puntos que aún no tengo muy claros; y son, entre otros, los siguientes:
  • Llevo ya tres cursos metiendo los blogs en el aula (o sacando el aula a lo blogs, según se mire), y todavía no he visto ningún blog creado por ninguno de mis alumnos. De hecho, la única participación del alumnado fue impuesta por mi parte, durante el primer año de experimentación en el extinto y añorado Acelblog. Felipe Zayas, que trabaja con los blogs en el aula como el que más, ofrecía hace unos días una clasificación de blogs educativos (pásame el archivo de Cmap, Felipe, please), y me dio la impresión de que tuvo dificultades para encontrar ejemplos de blogs de alumnos: de hecho, los ejemplos que aduce murieron al acabar el curso; en cambio, blogs de profesores hay por un tubo. ¿Hay que concluir que los blogs no interesan a los alumnos? Hoy me comentaba un alumno que escribir por obligación da pereza, y abrir un blog te obliga a escribir.
  • Y qué me decís de las webquests? Ingentes repositorios de webquests elaboradas por profesores, pero ¿cuántas se han llevado al aula? Ayer fue jueves y, como es de rigor, tuvimos chat en Chiron, donde surgió (así de repente, yo no tuve nada que ver) este mismo asunto: poco o ningún entusiasmo en la concurrencia (escasa, pero selecta). Yo mismo he elaborado varias webquests, pero ninguna, excepto la primera, la he llevado al aula, y de eso hace ya un par de años. Da la impresión de que las webquests exigen excesivas destrezas o excesivo tiempo, en función del currículo 1.0 que tenemos que desarrollar.
  • Yo trabajo en Extremadura, cuna de la revolución tecnológica en la educación, donde todos los alumnos de Secundaria tienen delante un ordenador delante en su horario lectivo. Pero es justo ahí donde tal vez menos lo necesiten, cuando tienen al profesor a su disposición. Si realmente queremos alumnos 2.0, donde deberían disponer de ordenador y conexión a internet es en sus casas; muy pocos de mis alumnos cuentan con ello. Tal vez habría que plantearse la forma de dotar a cada alumno de bachillerato de un ordenador y conexión a internet.
Ésa es pues mi pregunta: ¿dónde están los chavales 2.0? ¿Es una falacia la web 2.0 educativa? Y hablamos de Secundaria, porque si nos metemos en la Universidad la cosa sea quizá aun peor.

En fin, no me hagáis mucho caso, que hoy llevo un par de copas.